¿Otra vez un clima destituyente?