Pío XII y el Holocausto. Pacelli, un gentil justo