El mirador. Pensar es un peligro