Editorial. Petróleo y política: no mezclar