El pecado de confundir el Gobierno con el Estado. Pies de barro