Manuscrito. Placeres de un hábito milenario: leer para otros