¿Por qué los resultados de las elecciones venezolanas son importantes para la región?

De acuerdo con el especialista, la derrota electoral del chavismo muestra el rechazo latinoamericano al autoritarismo y descomprime tensiones regionales originadas por la política doméstica de Venezuela
Gino Pauselli
(0)
8 de diciembre de 2015  • 15:18

El gobierno venezolano perdió el control de la Asamblea Nacional en las elecciones del pasado domingo, lo que supuso una importante derrota electoral como consecuencia de un profundo descontento popular con la administración del presidente Nicolás Maduro y la situación económica del país. La futura mayoría que tendrá la oposición en la Asamblea Nacional limitará la capacidad del gobierno de Maduro de abusar del poder. Por ejemplo, al tener dos tercios de las bancas, la oposición podrá modificar leyes que ceden facultades legislativas al presidente y deberíamos esperar enfrentamientos por cuestiones legislativas y presupuestarias.

A nivel regional, América Latina se caracterizó en los últimos meses por divergencias sobre cómo gestionar la radicalización del gobierno venezolano pero los resultados del domingo pueden plantear un nuevo escenario para la región latinoamericana por dos motivos.

En primer lugar, un elemento de tensión ha sido la relación del chavismo con la oposición y los medios de comunicación. Semanas antes de las elecciones, Macri anunció que buscaría aplicar la cláusula democrática del Mercosur con Venezuela por las diversas violaciones a los derechos humanos y los presos políticos en el país. Esto generó ciertos roces entre los gobiernos latinoamericanos. Los resultados del domingo mostraron que una transición y mayor diálogo entre las partes puede ser posible a partir de las instituciones domésticas y sin presiones externas. Por este motivo, el futuro gobierno argentino decidió no pedir la aplicación de la cláusula democrática.

En segundo lugar, dada la frágil situación económica, Maduro buscó apoyos al interior de Venezuela apelando al nacionalismo, y el país se vio involucrado en tensiones con Colombia y Guyana. Estos hechos no encontraron una región cohesionada y decidida a facilitar la solución de los conflictos. Más bien, las divisiones y alineamientos afloraron y dejaron en evidencia la incapacidad de ciertos organismos regionales para gestionar crisis y la capacidad del ALBA en construir lealtades. Sin una mayoría en la Asamblea Nacional, Maduro deberá concentrarse en la política doméstica y limitar la apelación al nacionalismo.

¿Esto representa el comienzo del fin de los gobiernos de izquierda en la región? No necesariamente. Tanto en Venezuela como en Argentina y Brasil (este último en una delicada situación política) las políticas progresistas e inclusivas de los gobiernos de la Marea Rosa tienen una alta aceptación entre los ciudadanos a pesar que la popularidad actual de sus gobiernos sea baja entre los electores. Lo que se está debilitando, y los resultados en Venezuela parecerían confirmar, es el rechazo de los latinoamericanos a las prácticas autoritarias y los malos resultados económicos.

En cuanto a la región, los resultados de Venezuela sí son relevantes porque permitirán, a partir de la alteración del balance de poder interno, disminuir las tensiones regionales provocadas por la situación interna de Venezuela y limitar una política exterior radical de Caracas.

El autor es especialista en relaciones internacionales y asistente de investigación en la Universidad de San Andrés

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.