EL MUNDO / Japón. Postración y resentimiento