Presentes

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
13 de mayo de 2020  

En la primera línea de fuego están el personal médico y todos los equipos de salud. Con ellos, el personal de los aeropuertos a los que llegaron los primeros contagiados de coronavirus. Más acá, los empleados de los supermercados y negocios de ventas de alimentos, en el mejor de los casos protegidos por barbijos.

Sigue la lista. En las grandes ciudades, los ciclistas que multiplicaron sus kilómetros para llevar pedidos de comidas, medicamentos y todo tipo de mandados. Desde la primera hoy están en cada control de tránsito, día y noche, muchos lejos de sus hogares, los efectivos de la Gendarmería, la Prefectura y de todas las policías provinciales. Todavía faltan los camioneros que siguieron activos y los operarios de las fábricas de productos esenciales. Cómo no nombrar a todos los trabajadores rurales, para los que no hubo cuarentena. También están los empleados de estaciones de servicios, los colectiveros, los ferroviarios, los taxistas y el personal de los hoteles usados para los encierros obligatorios de recién llegados.

Quedan muchos sin mencionar. Pero no podían faltar nuestros valerosos diputados y senadores. Después de dos meses, atrincherados en sus casas, hoy volverán a sesionar si la tecnología lo permite.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.