Primera infancia en el G-20: oportunidad histórica para los chicos

Ana De Mendoza
Ana De Mendoza PARA LA NACION
(0)
30 de noviembre de 2018  • 00:41

En las próximas horas la Argentina recibirá a los y las líderes de las principales 20 economías del mundo para acordar un documento en torno a diferentes temáticas vinculadas al desarrollo. Por primera vez en la historia, bajo el liderazgo del gobierno argentino, el G-20 incluyó en esta agenda la inversión en primera infancia.

Investigaciones de diferentes áreas demostraron que los primeros años de vida constituyen tanto una fase de enorme potencial de desarrollo, si cuenta con un entorno favorecedor, como un período particularmente sensible a las vulnerabilidades. Históricamente, la crianza y el cuidado de las niñas y niños más pequeños eran vistas como tareas que pertenecían al ámbito de lo privado, del hogar y las familias, y dentro de ellas, principalmente a las mujeres. Sin embargo, es el Estado el garante último del ejercicio de derechos también durante la primera infancia, y es por ello que debe formar parte central de las políticas públicas.

Hoy podemos decir que existe consenso en torno a la importancia de la primera infancia como etapa única y clave en la vida de las personas. Invertir en primera infancia puede reducir la pobreza infantil y las brechas de género, promover el desarrollo infantil, incentivar la corresponsabilidad en los cuidados entre varones y mujeres y contribuir al empoderamiento económico de las mujeres.

Pese a este potencial, los niveles de inversión en primera infancia siguen siendo relativamente bajos y los desafíos que enfrenta este grupo de edad siguen siendo importantes. A nivel global, el 43% de los chicos y chicas de menos de 5 años de los países de ingresos medios y bajos se encuentra en riesgo de no desarrollar plenamente su potencial. En la Argentina, el 45% de los niños y niñas menores de 4 años viven en situación de pobreza mulitidimensional, solo el 21% de los chicos de menos de 3 años accede a servicios educativos y de cuidados (con fuertes desafíos de calidad) y solo 1 de cada 2 trabajadores tiene acceso a licencias por maternidad y paternidad. Estos datos, entre otros, muestran que la primera infancia en la Argentina aún experimenta una brecha entre sus derechos y su ejercicio práctico. El Estado tiene el potencial de revertir esta situación a través de sus intervenciones.

La inclusión de esta temática en las discusiones del G-20 es un gran primer paso para posicionar el tema en la agenda política. UNICEF, junto al Banco Mundial y al BID, acompañó este proceso a través de la generación de documentos y asistencia técnica en los debates que llevaron al acuerdo en torno a la "Iniciativa del G-20 para el desarrollo de la primera infancia".

Esta iniciativa, que parte de reconocer la necesidad de abordar los desafíos de la primera infancia de manera integral, establece 3 temas centrales de trabajo. En primer lugar, se reconoce la necesidad de medir la inversión destinada a primera infancia para mejorar la asignación de recursos y asegurar que se destine a programas de calidad que contemplen todas las dimensiones. En segundo lugar, se reconoce la necesidad de mejorar la generación de datos desagregados que permita monitorear la situación de la primera infancia y contar con evaluaciones del desarrollo infantil de las niñas y niños más pequeños. En tercer lugar, se establece la necesidad de generar y fortalecer instancias de cooperación internacional e intercambio de conocimiento que permitan conformar una comunidad de prácticas en torno a la primera infancia.

El compromiso asumido en torno a estas tres grandes líneas de acción enfrenta ahora un momento histórico: la posibilidad de que, por primera vez, los jefes y jefas de Estado del G-20 incluyan estos acuerdos en el comunicado que se espera sea firmado el 30 de noviembre.

Hacerlo tiene el potencial de cambiar el presente de los niños y niñas y el futuro de toda la sociedad.

Representante Adjunta de UNICEF

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.