Editorial II. Profesionales de ciencias económicas, a votar