Proust llega por fin a la ópera