Editorial I. Que la policía esté libre de sombras