Las palabras. ¿Querían ficción?