Editorial I. ¿Quién custodia al custodio?