opinión. Razones y negaciones de una Argentina fracturada