Redes

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
23 de octubre de 2019  

Esta es una propuesta que imita aquella que inmortalizó a Luis Barrionuevo como un pensador de todas las épocas: hay que dejar de leer las redes sociales por un buen tiempo. Nos roban mucho tiempo, son adictivas, son más perjudiciales que útiles, están llenas de noticias falsas, recargadas de odio y desbordadas de desprecio.

Ahora que la campaña electoral pasa por su momento más caliente, pasar por Twitter es encontrar gente conocida convertida en barrabrava, usuarios que reclaman que todos los demás no piensan como ellos y declaran delincuente al que se aparte de su propio micromundo. A los periodistas, pero también a los consumidores de noticias, Twitter nos servía para enterarnos rápido de las cosas urgentes. Cuesta cada vez más encontrar esas noticias en medio del humo de los insultos y las descalificaciones. Hasta en el apacible Instagram vuelan las consignas y las descalificaciones, mientras en el viejo Facebook hay una lucha desigual contra las noticias falsas, que agregan más confusión a la crisis.

No estamos descubriendo nada. Siempre fue así, aunque ahora con la campaña todo parece más insoportable. Por suerte esta columna es breve. Hace rato que no consulto Twitter. Y ya es hora.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.