Editorial II. Repudiable agresión a Cruz y Siro