Reseña: Noche cerrada, mar abierto, de J.B. Duizeide

En la tradición de los relatos marinos
Felipe Fernández
(0)
8 de julio de 2018  

Los diez cuentos que componen Noche cerrada, mar abierto, de J. B. Duizeide, se inscriben en la tradición de los relatos marinos. No buscan desarrollar tramas redondeadas mediante desenlaces, sino ir construyendo una atmósfera común que les otorgue un sentido de unidad. Entre los elementos que los relacionan figuran el espacio geográfico de puertos argentinos y sudamericanos, y una época que parece remitir a las décadas del cincuenta y del sesenta del siglo XX. El personaje del capitán Juan Gonzaga ofrece el mayor factor vinculante: se lo menciona en varios cuentos. "Brindis" da un perfil biográfico, "Antes de antes" lo retrata en su infancia y "Noche cerrada, mar abierto" lo tiene como narrador.

Un uso adecuado del lenguaje náutico y un estilo sobrio que no desdeña las imágenes poéticas consolidan un homenaje a los hombres de mar de un tiempo ya ido, que "escapaban de quienes pisan tierra y firme" y veían a los navegantes costeros "como puede ver un astronauta al piloto de una avioneta dedicada a la fumigación". Un perro rescatado del camión de la perrera y llevado a bordo, el incendio intencional de un buque para cobrar el seguro, y el romance entre un viejo capitán y una muchacha mucho más joven son algunas de las historias.

A pesar de su conexión marina, dos cuentos ("Odio los sábados" y "Nocturna") desentonan con el resto, y surge la pregunta de si las virtudes narrativas del libro no podrían haberse potenciado de modo más concluyente mediante la estructura de una novela en lugar de bajo la forma de relatos individuales sin remates definidos.

Noche cerrada, mar abierto

Por J. B. Duizeide

Leteo. 158 páginas$ 350

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.