Reseña: Teoría y práctica, de Francisco Bitar

El principio y el fin de las historias
Pedro B. Rey
(0)
16 de septiembre de 2018  

Hay en Teoría y práctica dos libros en uno. Los cuatro relatos de Francisco Bitar (Santa Fe, 1981), con sus párrafos cortos, fraseo austero y destello poético, recuerdan de lejos el minimalismo sucio norteamericano. Los personajes pertenecen a una misma generación (apenas por arriba de los treinta), aunque la apatía con que se mueven por el paisaje escrito podría carecer de edad.

Mientras tanto, otro libro se escribe por encima de los cuentos, un armazón que va estructurando todo lo que se narra. "La historia tiene un solo comienzo, pero al menos tantos finales como involucrados hay en ella", comienza "Para Elisa". "El tiempo no pasa para todo el mundo de la misma manera", se lee en "La fuerza que lanzará la flecha hacia delante", sobre dos amigos de adolescencia. La clave explícita de "Siempre hay explosiones a lo lejos", que tiene como hilo conductor una casa, es "el lugar como unidad. La unidad como conjunto discreto de elementos". Estos relatos componen una primera parte, "Teoría", donde a las historias, realistas, las guía un demiurgo neutro.

"Práctica", el segundo apartado, incluye solo "El próximo nivel", donde las intervenciones quedan ocultas hasta el último tramo por la praxis de contar. Dividido según los días, al relato lo impulsa un factor sentimental (Tomás, padre reciente, tiene un affaire ínfimo con una compañera de trabajo), hasta que, de pronto, la cotidianidad se ve literalmente perforada por unos cráteres que surgen por toda la ciudad. El fin es, en efecto, el inesperado fin del libro , aunque Bitar todavía se guarda en la manga una inesperada –y espumosa– epifanía.

Teoría y práctica

Por Francisco Bitar

Tusquets. 160 páginas$ 249

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.