Respeto y homenaje

Foto de opinión
Foto de opinión Fuente: Reuters - Crédito: Kai Pfaffenbach
(0)
17 de noviembre de 2020  • 15:40

El bosque lluvioso es rico. Cientos de especies conviven en invisible armonía. Los suelos son fértiles porque las hojas y ramas proporcionan nutrientes; porque el follaje protege del sol y las lluvias. Pero un día aparecen las sierras. Después el fuego. La embestida es feroz: con ruido, con golpes, con humo que todo lo ahoga. Entonces la tierra se vuelve frágil, reseca. Los animales mueren o emigran. Solo queda hierba, con suerte, pastizales. Lo que antes era biodeversidad se transforma, en pocos años, en tierra estéril. El daño es incuantificable. La impotencia también. De ahí las velas que estos activistas ambientales dejaron en los troncos cortados de un bosque cercano a Stadtallendorf, Alemania, arrasado para la extensión de la ruta A49. Firme en la intemperie, la luz que es respeto y homenaje, duelo por la magnitud de la herida, no se apaga fácilmente.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.