Editorial II. Río 2016: rivales sí, enemigos no