De no creer. Ruido y fuego en un país alterado