A primera vista. ¿Santo remedio?