Sarmiento, Estados Unidos y el default