¿Se resolverá la batalla por la propiedad intelectual?

Alejandro Piscitelli
(0)
5 de febrero de 2012  

Los habitantes de Internetlandia oscilamos entre la tecnofilia y la tecnofobia. Para algunos Internet es el reino de la libertad y el no-lugar hegeliano donde el cielo baja a la tierra, y todos los milagros son posibles. Para otros es la apoteosis negativa, donde si para Sartre el infierno eran los otros, aquí son más de 2000 millones, y estaríamos durmiendo con el enemigo, empeñados en negar nuestra privacidad, en robarnos la capacidad de concentración, en multiplicar las desigualdades.

El breve espacio que va desde las revoluciones twitteras árabes hasta la confiscación de Megaupload, con la probable alianza entre el FBI y la industria de Hollywood para abortar un método legal de descargas que desintermedia los mecanismos de plusvalía de las industrias analógicas, nos muestra que estamos en una guerra entre lo nuevo y lo viejo, el copyright y el copyleft, los intermediarios y los creadores.

Hoy no tenemos elementos para saber si en esta guerra santa digital triunfará el libertarismo o los derechos de autor. No podemos develar si alianzas como las de Apple con la industria editorial son en favor de los lectores o de sus bolsillos. No podemos determinar si el periodismo ciudadano, de la mano de Ariana Huffington o The Guardian, reinventará el periodismo o terminará hundiéndolo.

No es la cara fierrera de la tecnología la que determinará el cambio social sino las políticas. Wikipedia es un buen antecedente, ahora, necesitamos más Wikidemocracia y Wikipolítica.

El autor es profesor de la UBA, consultor de Conectar Igualdad

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.