La crisis en el Senado. Se rompe el pacto de silencio