Semana 18 de 2003

Por Esteban Peicovich
(0)
4 de mayo de 2003  

Pónese el sol a la hora 18 en Anillaco y en Buenos Aires el hombre que "nunca masca vidrio" zappea con derecha y telefonea con izquierda. No da abasto. Tiene los días del poder contados y no ve modo de montar a tiempo el circo de lentejuelas que precisa. Ya rompió diez calculadoras: y las cuentas no le dan. Su milagrosa corte puja por beso en la mejilla. Giordano le acaricia la tonsura. Moria le franelea el ego. Sofovich lo alivia con chiste plagiado. No hay caso. Desde el domingo (no hace falta chico que señale: ya lo han visto) el rey está en pelotas. Lo sabe: pero mantiene su mentira y hace como que está vestido. También sus cortesanos: y hacen como que no está desnudo. El hombre de guardar más secretos in péctore detiene su dedo en CNN. Es en este mundo en el que quiere insertar a la Argentina. Los ojos se le ponen de agua viendo a Bush vestido de piloto militar descender en el portaaviones Abraham Lincoln. "¿Ven? Otro que no masca vidrio. ¿O alguien se acuerda de las elecciones de Florida? Palo al talibán y gas afgano al bolso. Palo al fedayín y petróleo en bolsa. Eso es gobernar". El éxito del amigo lo reanima. Pide a Guelar que frote la vaquita embalsamada. A Jorge Castro que apoye desde laptop . Personal de servicio (todos lo son) recoge fragmentos de Bauzá y de Kohan. Los de Pierri están en un rincón. La verdad, debajo de la alfombra. El ambiente es de lobby aunque huele a velorio. Midachi Del Sel imita a Tristán para que rían de Kirchner. Hadad analiza: "El 18052003 suma 19 , el 1 más 9 da 10 y el 1 más 0, es 1. El Jefe", grita. No exalta a nadie. El mujerío del entorno cambió mohín por rictus. No hay champán. No hay pizza. Sólo facturas (a punteros fallidos). Pasada medianoche, los deudos se desgranan por la más ancha del mundo. En aposento real (vigilado por 30 patovicas), el rey de Anillaco adormécese acunado por imágenes de una tercera presidencia. Vése de pronto ascender en Córdoba a cohete con Chechu de su brazo. En horas bajarán en Narita con séquito hacia Tokio. Sonríe sin saber que su imperio púsose a la hora 18. Que su cohete no responde. No quiere despertar.

Se votó fuera de la ley (tejemaneje de cúpula con amparo Servini de Cubría). Pero vale. Fue tinglado inconstitucional maquillado de interna nacional peronista. Pero vale. Trío de líderes enanos (Alfonsín, Menem, Duhalde) "dibujó" la democracia 20 años. Pero no pudo: la urna recuperó lo mejor de sus desolados feligreses. Votaron centro, mucho y calmo. No Catamarca. No carapintada. No quebracho. El voto mágico no va. Quedó enjaulado el dinosaurio jefe. Pero no alcanza. Habrá segundo acto. Avaricia o trabajo. Pasado o presente. Menem o Kirchner. Mal mayor o mal menor. En 15 días la ruleta girará de nuevo. 15 días de golpes de efecto. Habrá de todo. Ya lo hay. La Armada Brancaleone se renueva. Urgido, Menem sacrificó ministro de Justicia privado Oscar Salvi para darlo al gabinete de emergencia. También cambió a Rojo por ministro de Economía "con calle". Melconián (a quien correría Damocles por dos palos girados al exterior sin pagar tributo) dijo sí. Desesperado, Menem deja golf por bochas, se asocia a Greenpeace, saluda a "sus" desocupados en el Día del Trabajo, ofrece ministerio de Forestación a Rodríguez Saá, pide asociarse a Boca. Boquea.

Kirchner no entra al juego brusco ("Que debata con la Justicia"). Pisa la pelota. Espera. Sumó a Bielsa y a Beliz. En las tribunas crece la ola de los que sueñan un país nuevo (aunque sea con él). Caído de sus nubes, López Murphy amplifica lejana pasantía ("fui periodista") y ofrece moderar lo que nadie le pidió. Buda con faldas, Carrió pastorea a 3 millones de conciencias. Alista mochila y carpa: se echará a los caminos a preparar los almácigos de la cosecha 2007.

Santa Fe bajo el agua. Abandono como costumbre. Adolescencia como edad. Solidaridad como virtud. Olvido como karma . A no desesperar: el 18 de mayo puede ser un gran día.

peicovich@palabristas.com.ar

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.