Semana 25 de 2002

Por Esteban Peicovich
(0)
23 de junio de 2002  

Paradójico que es, al mundo le atrae la ley del talión. A más error del Pentágono más miedo en Estados Unidos. A más xenofobia europea más clandestinos en sus costas. A más muro en Palestina más sangre en Israel. Y simular progreso en la más desolada sala de exposición del planeta: las Naciones Unidas. Creadas para diseñar un módico paraíso terrenal, siguen sin verse. Los napoleones de 1945 y los shylock de 2002 le dibujan libreto, discurso y agenda. Lo suyo quedó limitado a recitales periódicos sobre “los gravísimos problemas que aquejan a la humanidad”. El último reunió en Roma a 4000 delegados de 183 países. Asunto convocante: el hambre. La siempre sensible gente de Greenpeace eligió un ejemplo límite y tituló su informe: “Cosecha récord. Hambre récord”. ¿Sobre qué país? Ya se sabe. Dio vergüenza ajena. Sigue dando.

Si es que hasta los abuelos Neanderthal distribuían mejor. Lo nuestro es Alzheimer agudo. No asociamos necesidad y solución. Ni hambre con pan. Somos el quinto país productor mundial de alimentos. El segundo en soja. Y el primero en catástrofe social aguda. Nuestra ceguera gerencial produce 7.600.000 hambrientos (Consultora Equis) y (a la par, como si fuera otro país) 30 millones de toneladas de soja. La soja no es mágica. Pero es básica. Reforzada con vitaminas y minerales recupera el cuerpo del desnutrido y preserva su cerebro. Afloja el hambre. Da la ventaja preventiva para poder salvar al indigente a tiempo. La ración diaria (cuatro ingestas) no alcanza los dos pesos. Y el Gobierno sin encarar. Llueve, se inunda, hace frío. Y el Gobierno sin reaccionar ni licitar. Y hace más hambre. Porco governo.

Estresado con orina de zorro, un ratón de laboratorio aumenta su riesgo de contraer cáncer. Estresado con orina del Fondo, un ciudadano de laboratorio aumenta su riesgo de caerse del mapa. Si todo lo que sucede es símbolo, ¿por qué no descifra el gabinete el mensaje encriptado en corralito, secuestro, terremoto, mutilación vacuna o desesperada bandera rosarina de seis mil metros soñando flamear? La crisis huele a quemado en Uruguay. Suena la alarma de incendio en Brasil. Aquí preocupa correr jadeantes e inútiles detrás del zorro del Fondo. Y ver de mejorar la producción de calcomanías: 1) el PBI cae 16 % y baja la renta per cápita a 2167 dólares al año; 2) al juez federal Galeano (caso AMIA) le violan la casa por cuarta vez; 3) un millón de neuquinos y rionegrinos tantearían (mediante plebiscito) unificar sus provincias, llevar el gasto a la mitad y la potencia al doble; 4) renuncia Blejer al Banco Central; 5) Menem recibe un sonado Master in Cacerolazo en USA, inaugura escrache en NuevaYork y es corrido de los claustros a los varios gritos de “lacayo”, “cabrón”, “caradura”, “vendepatria” y “thieve” (ladrón) y “lier” (mentiroso); 6) Nito Artaza imita certeramente al ciudadano ideal y sorprende como político real digno de ser imitado; 7) con fórceps aprueban internas abiertas en todos los partidos; 8) se cumple el acto de protesta Nº 11.000 del año (73 por día); 9) el riesgo país reina en 6065 y subiendo, y 10) Duhalde declara a boca llena que ya pasamos lo peor.

La Red Global del Trueque (“en Europa no se consigue”) debuta con seminario en París. Son 7 millones de trocadores que movilizan 720 millones de pesos en 6 mil “nodos” de intercambio. Moneda: crédito. Unidad productiva: pack. Uno de yerba, azúcar, harina y aceite: 10 créditos. Pack de champagne, masas, dos copas y juego de lencería fina con transparencia y encaje: 150 créditos. Falta darle matiz al abanico trocador. Y ajustar la equivalencia entre lo grosso y lo sublime. Esto es (un suponer) pizzas a la napolitana por piezas para viola de gamba de Marin Marais. O al revés, claro. Habrá que esperar. Este refinamiento apenas empieza.

E-mail: peicovich@palabristas.com.ar

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.