Será noticia

(0)
25 de mayo de 2003  

Huan Qi: este especialista informático chino está llamado a convertirse en uno de los nuevos símbolos de la disidencia al régimen de Pekín. Arrestado en junio de 2000, en Chengdu, al sudoeste del país asiático, Qi tuvo tiempo de enviar un último mensaje: "Gracias a todos los que ayudan al desarrollo democrático de China". Después de un proceso a puertas cerradas, y a pesar de las denuncias de organizaciones de derechos humanos, el gobierno chino acaba de condenarlo a una pena de cinco años de prisión acusado de "subversión". En su sitio www.6-4tianwang.com , cuyo título alude a la masacre de Tiananmen, Huan Qi daba a conocer la lista de personas desaparecidas, ya fueran opositores políticos, nacionalistas o adeptos a la secta Falun Gong.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.