Las palabras. Sí, querida