Planetario. En busca del talón de Aquiles de la prometedora Hillary Clinton