Planetario. En la Rusia actual no se juega con Lenin (ni con su mausoleo)