Lluís Montoliu: "Es necesario promover el uso responsable de la edición genética"

El científico español Lluís Montoliu
El científico español Lluís Montoliu
Lorena Oliva
(0)
6 de enero de 2019  

Lluís Montoliu es uno de los más reputados científicos españoles y verdadero experto en el uso de la técnica Crispr para la investigación de enfermedades raras, como el albinismo. "Mediante Crispr replicamos en animales de laboratorio [ratones] las mutaciones genéticas que diagnosticamos en pacientes, para estudiar sus consecuencias y evaluar posibles terapias", explica a la nacion. Investigador científico del CSIC (una suerte de Conicet español) y del Centro Nacional de Biotecnología, en Madrid, hoy encabeza una iniciativa global que pretende regular el uso de las más innovadoras técnicas en genética a fin de impedir que se vuelvan en contra nuestra.

–¿En qué casos avala la edición genética en células humanas?

–La edición genética es una técnica que todavía no es lo suficientemente segura para su utilización en terapia, en la clínica. Ahora bien, excepciones a esta afirmación las encontramos en las terapias innovadoras ex vivo, fuera de los pacientes, como las que se desarrollan para tratar enfermedades de la sangre. En estos casos se puede revisar las células editadas y seleccionar aquellas que contengan la modificación deseada y no tengan alteraciones adicionales o no previstas. Por eso la mayoría de las primeras terapias que veremos aplicar en seres humanos basadas en edición genética van a seguir siendo ex vivo, no in vivo. En estas últimas no habría posibilidad de seleccionar ni evitar la aparición de mutaciones imprevistas.

–¿Existen casos de utilización de Crispr en humanos?

–Sí. Desde 2015 se ha usado Crispr para inactivar el gen PD1 en linfocitos de pacientes afectados de algunos casos de cáncer y que no habían respondido a las terapias habituales. También se está usando Crispr como complemento de las inmunoterapias innovadoras denominadas CAR-T, para el tratamiento de algunos tipos de leucemias. Y, finalmente, acabamos de conocer el anuncio de unos ensayos clínicos con Crispr para el tratamiento de un tipo de degeneración de retina, la amaurosis congénita de Leber de tipo 10.

–¿Cómo regular el uso de esta técnica para evitar aplicaciones imprudentes?

–Son todavía demasiado elevados los riesgos que existen de aplicar Crispr en seres humanos, in vivo, frente a sus posibles beneficios. Por eso, ese uso es actualmente prematuro e irresponsable, y cada caso debe evaluarse individualmente. Es necesario promover el uso responsable de las técnicas de edición genética. Ese es el objetivo de la asociación Arrige, que tengo el honor de liderar y que lanzamos en 2018. Ante la dificultad de cambiar la legislación de cada país, intentaremos promover actualizaciones en directivas internacionales o declaraciones universales, como la del Genoma Humano, de la Unesco o a través de la OMS.

–El caso de las gemelas chinas ha obtenido un repudio unánime. ¿Influye que haya ocurrido en China? ¿El repudio hubiera sido el mismo si la noticia proviniera de los Estados Unidos?

–Todos los que trabajamos en edición genética temíamos que un experimento como el que supuestamente ha realizado He Jiankui tuviera lugar. Este tipo de actuaciones son ilegales en todos los países. También en China. De ahí la reacción de muchos colegas investigadores chinos, que rechazaron el experimento, y de las autoridades chinas, que tras elogiar el trabajo realizado pasó enseguida a denostar y denunciar el hecho, y, al parecer, ahora mantiene bajo arresto domiciliario al investigador chino. No creo que hubiera sido posible en Estados Unidos. Si ha ocurrido en China ha sido probablemente por una compleja combinación de factores, entre los que se incluyen obviamente fallos en la supervisión por parte de las instituciones y las autoridades involucradas, más allá de las actuaciones inaceptables del propio investigador.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.