Editorial II. Siria, complicada por un crimen