Solidaridad creativa

La vida de otro niño mejora radicalmente gracias a la magia de las prótesis 3D de Gino Tubaro
La vida de otro niño mejora radicalmente gracias a la magia de las prótesis 3D de Gino Tubaro Fuente: LA NACION
(0)
20 de enero de 2019  

Prefiere hacer más que contar, destaca en su página ( ginotubaro.com) cuando se presenta como inventor y creador de Atomic Lab ( atomiclab.org), una ONG para crear soluciones que cambien la vida de personas mediante las últimas tecnologías. Con unos jóvenes y entusiastas 23 años, este estudiante de ingeniería electrónica de la Universidad Tecnológica Nacional se especializó en la creación de extremidades protésicas plásticas en impresoras 3D. Si bien su idea inicial fue hacer impresoras para vender, encontrarse con la necesidad de Felipe Miranda (13) y comprobar que podía resolverla proveyéndole la prótesis de mano que necesitaba lo dispuso a ponerle el hombro a mucha gente que no recibe ayuda estatal ni privada, sin buscar ningún rédito.

Creó una plataforma, una página web, desde la cual quien la necesite puede pedir una prótesis con solo registrarse. Un equipo de 20 voluntarios lo hacen operativamente posible y deben para ello promover donaciones en dinero. La cadena de solidaridad incorpora también la figura de "embajadores", con presencia en 40 países, esto es un poseedor de impresora 3D dispuesto a capacitarse para sumarse a este equipo que cambia vidas y que recurre también al envío de prótesis por correo.

El año pasado, Gino y su gente llevaron adelante el Argentinatón, un recorrido de 30.000 kilómetros, en 4x4, llevando una impresora 3D solar que entregó 102 manos y brazos. Enfrentan una demanda por demás alta y ya llevan entregadas más de 1000 prótesis. El costo habitual de mercado oscila entre 5400 y 15.000 dólares, muy por encima de los 17 dólares para una mano o de 25 para un brazo que requiere Gino. Para él, una impresora 3D es una máquina que puede concretar sueños. Desde las vísperas de lo que denominó #Navidaton, por ejemplo, junto con sus colaboradores, recorrió diversos barrios disfrazado de Papá Noel Atómico, distribuyendo esos sueños entre muchos niños y adultos que ven así cambiar sus vidas. Gino, el Capitán Atómico, como lo han bautizado, no deja de cosechar alegres y por demás merecidos agradecimientos y sigue trabajando de corazón en nuevos desarrollos que pongan lo mejor de la tecnología al servicio generoso de los demás.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.