Proyección. Sólo una pausa en la fiesta de los emergentes