¿Son cobardes los empresarios argentinos?