Sube y baja: ¿qué pasa con los precios de las propiedades?