Tecnología, la gran decisión