Desde Londres. The Matrix, en clave artística