Tiempo de espera

Diana Fernández Irusta
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: Reuters - Crédito: Jonathan Bachman
(0)
7 de septiembre de 2018  

Waveland, Mississippi.- Al filo. La tormenta al frente, en tranquilo proceso de comerse el horizonte. El mar expectante, apenas erizado; cautamente alerta. Y la pareja. Más que nadar, parecen estar a la espera. Como saboreando un instante de tiempo detenido: un segundo, dos, tres más, hasta que el cielo se quiebre, el viento arrecie, el agua estalle. Son dos los que aguardan, pero una la que observa. Basta mirarla: está de espaldas, medio cuerpo sumergido, el rostro vuelto de lleno hacia la masa oscura que, quizás, le devuelva la gentileza.La tormenta tropical Gordon se toma su tiempo y crece, gris y plomo, sobre el mar. La bañista, en un gesto que a la distancia se intuye impasible, aguarda. Quizás así ocurra tantas, pero tantas veces. Las catástrofes se maceran, lentas y a gusto. Y uno las observa con algo de fascinación incrédula, engolosinado. Con ganas de detener el tiempo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.