Tiempo

Víctor Hugo Ghitta
Crédito: Dante Cosenza
(0)
30 de mayo de 2018  

HONG KONG.- ¿Quién no se ha sentido conmovido al mirar (o aun tocar) la piedra de un tiempo inmemorial? En esas piezas arquitectónicas, sean los pequeños vestigios o los grandes monumentos, está la memoria estremecedora del pasado. Esos testimonios, que con una punzada en el corazón vemos en iglesias y edificios de ciudades antiguas, en plazas y piezas artísticas, en casas privadas y museos, vestigios de aquello que ha sobrevivido al tiempo y el olvido, transmiten con fuerza la idea de lo ancestral: somos herederos de lo pretérito y remoto. Los dos turistas que se asoman a la escalera caracolada de Victoria Prison, el edificio que desde su creación, en 1841, albergó a inmigrantes ilegales y a refugiados vietnamitas en Hong Kong, se abisman en ese pasado con sus teléfonos celulares. Presente puro, el triunfo del instante, contraste entre la historia y el ahora, que en el porvenir será recuerdo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.