Viejos hábitos. Tomar la escuela, un método que atrasa