Editorial. Trascendente decisión de la Corte