Tres maneras de aprovechar la “economía de los plasma”