Turquía y el autoritarismo

(0)
23 de mayo de 2016  

El autoritario presidente de Turquía, Recep Erdogan, logró encaramarse en lo más alto del gobierno. Desde 2014, ejerce la presidencia, y su norte ha sido siempre transformar a un país que era esencialmente secular en una democracia moderada que reconociera, a su vez, la identidad musulmana mayoritaria en el país. Esto suponía procurar dar vuelta la página de la historia turca escrita en su momento por Mustafa Kemal Atatürk.

Para ello apuntó, con éxito, contra la elite militar y judicial de entonces, con el propósito de consolidar firmemente su propio poder personal, y comenzó un ataque incesante contra la libertad de expresión y de prensa, procurando silenciar a todo aquel que no coincidiera con sus intolerantes puntos de vista. A ello sumó las prohibiciones que hoy limitan el derecho de protesta, la purga de la burocracia del sector público y el discurso único emitido permanentemente por su partido político. Paso a paso, fue consolidando autoritariamente en sus manos todo el poder.

Muy pronto, Erdogan comenzó a enfrentar a sus colaboradores inmediatos y a deshacerse de quienes en su partido podían hacerle alguna sombra. Esto es lo que acaba de suceder con el ex primer ministro Ahmet Davutoglu, a quien terminó desplazando intempestivamente de su cargo por el pecado de mostrar alguna cuota de independencia . En su reemplazo acaba de designar a Binali Yildirim, uno de sus hombres de mayor confianza, que ha trabajado cerca de él desde comienzos de la década del 90. Hasta ahora se desempeñaba como ministro de Transporte y Comunicaciones.

Erdogan acaba de promover una ley en virtud de la cual se quitarían todas las inmunidades de las que gozan los parlamentarios turcos, presumiblemente para poder deshacerse fácilmente de aquellos que pertenecen a la importante minoría kurda. El acercamiento político alcanzado trabajosamente con los kurdos fue objeto de demolición.

En ese cambiante escenario, Turquía se ha transformado en una verdadera muralla de contención de la ola inmigratoria que, desde Medio Oriente, está rompiendo incesantemente sobre el Viejo Continente. A cambio, Turquía podría alcanzar pronto el demorado acceso a la Unión Europea, pese a que, como se ha visto, no abraza ciertamente sus valores esenciales, incluyendo la vigencia plena de las libertades civiles y políticas.

Erdogan, que alguna vez tuvo el mérito de haber sacado a su país del pantano económico y social, debería modificar su rumbo político y abrazar los valores centrales sobre los que se ha edificado Europa; esto es, respetar las libertades civiles y políticas de todos y permitir una sociedad abierta y tolerante, lo que supone interrumpir la constante deriva autoritaria que preocupa a todos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.