Un activismo de sobremesa abre grietas y tensiones en las familias