Editorial I. Un año con claroscuros para el campo