Línea directa. Un caso más de plegarias no atendidas